miércoles, 27 de julio de 2011

Y volvemos a la escultura... Grandiosa


A veces me pregunto, supongo que como muchos de vosotros,  por qué hoy en día es tan dificil encontrar esculturas en mármol de este nivel. ¿Nadie se cree verdaderamente que, si un escultor actual pudiera, siquiera, acecarse a una obra maestra haría cuatro pegotazos de barro o daría con el cincel cuatro retoques a una piedra que se parece a algo, para darle nombre? No, no haría una obra de Bernini, pero intentaría plasmar la calidad técnica fuese como fuese. Lógicamente estamos hablando de un maestro como Bernini, de los mejores en la historia, pero me da la sensación que la inmensa mayoría de escultores actuales, con la excusa de que son otros tiempos, y con las nuevas tendencias como escaparate, no se atreven con este tipo de escultura y terminan muchos de ellos realizando obras realmente patéticas, disimulando la falta de técnica con la búsqueda de la expresión a través de lo que les dicte el subconsciente. No cambio ver una obra de escultura barroca por ir a mil exposicones de Arco, ni pagándome.

2 comentarios:

  1. pone el titulo de la escultura

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, se trata del "Rapto de Proserpina" de Bernini.

    ResponderEliminar